190

vargasmo 179

Ni un niño alberga tanta felicidad sin culpa en su mirada como la que tiene un asalariado cuando cobra su tarde libre por haber votado.