vargasmo 120

Hoy quiero felicitar públicamente al celador del edifico donde trabajo, quien se ha mantenido firme ante el incesante acoso del sentido común, y no ha caido en sus garras.

129